Los fracasos de MC Donalds

1 – Bolivia le dijo NO a McDonald’s

La famosa cadena de comidas rápidas parecía ser un éxito en todo el mundo hasta que, desde Sudamérica, más precisamente en Bolivia, los comensales la ignoraron hasta que tuvo que retirarse de ese país. Ante la falta de respuesta positiva en esa región, los responsables de marketing intentaron todo: modificaron menús, apostaron por acercarse a la tradición gastronómica boliviana, hicieron que suene folklore en los locales y hasta implementaron parte de sus platos típicos. La salsa llajua, un aderezo picante hecho a base de locotos, fue la apuesta máxima. Sin embargo, la población boliviana mantuvo la negativa y la marca se retiró del país.

2 – McPizza

Un poco de masa, salsa y queso: tres ingredientes para un plato universal de todas las cocinas italianas. La pizza, ese preciado alimento que puede conseguirse a lo largo y lo ancho del globo, fue uno de los fracasos de McDonald’s. En los años ochenta la cadena de comidas rápidas intentó con la McPizza, pero nunca los cocineros pudieron unir velocidad extrema con calidad para realizar el aclamado plato. Según algunos medios, los motivos más importantes del fracaso de la pizza en esta marca fueron que, debido al tamaño de la caja, no entraba en la ventanilla del AutoMc y, además, tardaba bastante más que el resto de los combos.

3 – Mc Gratin Croquette

Aunque las hamburguesas son la especialidad de McDonald’s, no todas las que llegaron a sus menús se convirtieron en éxitos. Este fue el caso del a Mc Gratin Croquette, un ambicioso invento donde ningún ingrediente parecía quedar afuera. Fue diseñado para el mercado japonés e incluía macarrones fritos, camarones, puré de papas y se servía sobre un colchón de repollo. Si fue demasiada mezcla, sabores extraños o la falta de costumbre de probarlos todos juntos, no se sabe, pero sí quedó confirmado que no fue éste el combo de McDonald’s que pasaría a la historia.

4 – Mc DLT

Lechuga y tomate. Además de sus famosas papas, dos de las pocas verduras disponibles en McDonald’s. Durante un tiempo de los años ochenta, estos vegetales que hoy se sirven directamente sobre la hamburguesa, vinieron separados del sándwich, en un recipiente aparte. Según los clientes de la época, el McDLT tenía un envase bastante incómodo. Además, uno de los secretos de este tipo de cadenas de comida rápida es la facilidad para comerlo: ya está todo listo y no es necesaria ninguna intervención del cliente. Estos factores llevaron al fracaso a la que pudiera ser una ensalada mixta, luego incluida directamente entre la carne y el pan.


5 – Mc Lobster

¿Es posible comer langosta en McDonald’s? Sí, aunque por el momento Canadá parece ser el único país que sigue ofreciendo este menú: el McLobster. Langosta, apio y lechuga se mezclan en este sándwich que no alcanzó la pasividad del resto de las propuestas de la firma. La explicación parece simple: en primera instancia, alguien que quiera degustar este marisco no va a acudir a una casa de comidas rápidas. Además, su precio es extremadamente caro para la clientela de McDonald’s, acostumbrada a las tarifas regulares de los combos de hamburguesas y patatas fritas.

6 – McPasta

La apuesta a la comida italiana, realizada entre fines de los años ochenta y principios de los noventa, no fue una buena jugada para McDonald’s. Espaguetis acompañados por papas fritas (aunque en diferentes envases cada alimento) pareció una mezcla demasiado osada para una clientela que le dijo no a las pastas de la empresa de comidas rápidas. Los fideos, que se ofrecían con albóndigas, no llenaron las expectativas de los comensales ni de los estrategas de la cadena. La bajísima demanda derivó en el retiro del mercado de este peculiar menú.

7 – McLean Deluxe

Los alimentos bajos en calorías se imponen cada vez más en el mercado. Pero, claramente, el sabor no puede ser completamente resignado en busca de la silueta perfecta. “Es bajo en grasa, pero sabe muy bien”, aseguraba el slogan de McDonald’s. Según los resultados, esto no fue del todo cierto. Las grasas de esta hamburguesa fueron suplantadas por agua y carragenatos, un extracto de algas marinas que oficiaba como adherente para la carne vacuna. Algunas teorías incluso sostuvieron que el exceso de algas no solamente alteraba el gusto de esta comida sino su seguridad para la salud, afectando el sistema digestivo. Esto último no pudo ser comprobado.


8 – Mc Hot Dog

En 2003, los casos de vaca loca se multiplicaron en Estados Unidos y causaron profunda paranoia y temor entre los adeptos a la carne. La alimentación de varios lugares del mundo cambió drásticamente durante ese período. Entonces, en Japón las sucursales de McDonald’s decidieron suspender sus McHotDogs, ya que los mismos eran importados desde el país norteamericano. Las salchichas que llegaban desde la meca del fast food ya no eran seguras. Por su parte, las hamburguesas que desembarcaban en esa región oriental, no sufrieron problemas, ya que ese alimento era importado por la casa de comidas rápidas desde Australia.